Reseña Histórica

ETIMOLOGÍA
El nombre del distrito de San Rafael, proviene de dos voces en español: San, elisión de Santo y Rafael, nombre común de uno de los arcángeles más citados en el judaísmo y en el cristianismo. El arcángel Rafael, es el protector de los enfermos, su auxilio está en todo momento que haya enfermedad, dolor o aflicción, además protege a los matrimonios bendecidos y cuida de la felicidad en los hogares.


ÉPOCA PRE INCA
Los primeros ocupantes del territorio de San Rafael, en ambas márgenes del río Huariaca fueron nómadas procedentes de la selva; se dedicaron exclusivamente a la caza, pesca y la recolección. Los estudios hechos por Rógger Ravines en Ambo, Augusto Cardich en Lauricocha y Mac Neish en Junín, deducen que hace 6 mil años a.c. esos grupos ocuparon diversas cuevas y abrigos naturales. Prueba evidente son las quillcas (pinturas rupestres) hallados en las cuevas de Colqui, Ogehuayunca, Pachacuyún, Chaglamachay, Pucamachay, Piquimachay (Cochacalla), Shinimachay (Chacos), entre otras, donde se expresa su cosmovisión, además de escenas de caza, actividad a la que se dedicó el hombre durante el periodo pre cerámico.

Posteriormente, en los albores del segundo milenio de nuestra era, surgen sociedades más complejas destacándose entre ellas los Yaros. Los Yaros fue un grupo étnico de origen aymara y eran eximios agricultores, ganaderos, mineros y salineros, desarrollaron una organización social comunitaria que permitió la existencia de fuertes relaciones reciprocas en el intercambio de bienes y servicios. Llegaron a conformar un naciente estado imperial que pronto se desmembró dando origen a varios reinos locales: Huancas, Chinchaycochas, Yauyos, Yaros, Yachas, Chupaychus, Huamalies, Pumpush, etc.

Al promediar el siglo XI se percibe la presencia de las tres parcialidades del reino Yaro. Los Yaros rindieron culto a Libiac (el rayo) cuya huaca se encontraba en el cerro mítico de Raco (Rancas). En su avance, los cusqueños anexaron las tierras Yaro a partir de 1470 y para el control administrativo fundaron el Centro Urbano del Tambo de Bombom, a orillas de los nacientes del río Upamayo, en el ramo del gran Cápac Ñan (Camino Rea Inca). El reino Yaro gobernó la zona hasta el siglo XIV, en los agitados tiempos del Intermedio Tardío.

La expansión Inca (1469) tuvo influencia en la organización administrativa de la nación Yaro, dividiéndose en 3 parcialidades: Los Yaros Chaupiharangas, ubicados en la quebrada de Yanahuanca; los Yaros Yanamates, ubicados en la bajada hacia Junín; y los Ya ros Yacanes, ubicados en ambas márgenes del río Huariaca, desde la quebrada de Huariaca (Pasco), San Rafael, hasta Huaracalla - Ambo (límite con los Chupaychos); a su vez se subdividieron tomando la orientación del sol: Los principales legados arqueológicos dejados por los Yaros Yacanes son: Paraj Chucchu (Matihuaca), Galajmarca (Chacos), lacshahuanca (Acobamba), Cuteperga (Pillao), Illamarca (Chacatama), Gallajmarca Cashayg), lchocán y Sullcán (Rondos), Incapa Huasín (San Joaquín - Alcas), Marca Punta (Tecte - San Borja), Ushnu Pampa (Carampayog), Ventanayog (Cochacalla), entre otros.


ÉPOCA INCA
Fue Túpac Inca Yupanqui (1471-1493), el que fundó la Llacta de Bombomarca, y desde ella conquistó a los Chupaychos y otras etnias en la actual región Huánuco y para la construcción de todo sus conquistas, se empleó la mano de obra de los "Yanas", que eran hombres de las antiguas etnias de "Yaros", "Llacuaces", "Huaracas", "Yachas", "Chupaychos", "Mitmas" y otros más quienes por millares sirvieron al nuevo Imperio incaico.


ÉPOCA COLONIAL
Antes de la llegada de los españoles al valle del Pillco estuvo habitado por la nación de los Chupaychus, mientras que en las quebradas del Chaupihuaranga y Huariaca estuvieron la nación Yaro. Cuando los españoles invaden en valle del Pillco en 1540 al mando de Pedro Barroso, según Juan Pérez Achapuri el valle en mención perteneció a la familia Achapuri Inquillatupac, nieto del inca Huayna Cápac Ninavilca, los españoles por orden de Francisco Pizarro las naciones Chupaychus y Yaros pasaron a la encomienda de Martín de Alcántara.

Cada parcialidad de los Yaros fue gobernada por un Cacique, siendo esta organización aprovechado por los españoles para su administración y distribución de tierras a los encomenderos.

Los pueblos integrantes de la nación Yaro, fueron sometidos a trabajos crueles y asesinos en los obrajes y en las mitas de Huancavelica, el primer obraje funcionó en este valle conocido con el nombre de Chalquin, posteriormente los primeros invasores lo bautizaron con el nombre de San Rafael, y según título de tierras dice: "En el obraje de San Rafael Provincia de Tarma, en veinticuatro días del mes de mayo de mil seiscientos ochentiocho años ... Francisco de la Cruz Botanero Alcalde ordinario del asiento y del obraje de San Rafael en esta Provincia de Tarma y Lucas Ramírez Pachacuraca, y cobrador de los reales tributos en vos y en nombre de todo el común de Indios numerados en dicho asiento, perecemos antes vuestra merced según derechos y decimos que al tiempo y cuando se hizo la numeración general de Indios en esta Provincia, nos numeramos en este dicho obraje de San Rafael de Chalquín más de cuarenta y tantas familias ... "

En 1606 el asiento de San Rafael era de Gabriel Núñez Esquivel, quien vivía en Huánuco, ya en el año de 1622 el presbítero Juan Esquivel otorga un poder a su primo Fernando Feliciano para administrar el obraje de San Rafael.


ÉPOCA DE LA EMANCIPACIÓN
En esta época ante los abusos que se cometían los españoles en los obrajes de San Rafael, Chacos y otros, los líderes insurgentes fueron adicionados a los causales de la revolución huanuqueña que se emprendiera el 22 de febrero de 1812 en la ciudad de Huánuco. El suelo de San Rafael fue testigo de la desesperada huida de los realistas al pueblo de Huariaca y otros a Cerro de Pasco, después de haber sido expulsados y derrotados por los huestes revolucionarias en la Batalla de Ambo del 4 de marzo de 1812 dirigido por el general y Jefe Político Militar Juan José Crespo y Castillo, y comandado por
José Rodríguez.


La intervención de San Rafael fue activa, ya que se encuentra ubicado en una zona estratégica para asuntos militares y administrativos, entre 1822 y 1824 las guerrillas y montoneras de San Rafael cumplían una labor de espionaje con respecto al ejército realista, es decir, estaban en constante vigilancia de los movimientos que estos realizaban.

El reclutamiento fue una labor principal, enviando reclutas de los pueblos: Pallanchacra, Cochacalla, Yacan, Ticlacayan, Matihuaca, Chacos y Rondos, a los diferentes militares con grado de Cabo, quienes comandaban las guerrillas y eran advertidos de la clase de personas que se reclutaba y pidiendo en algunos casos que se considere a algunos reclutas, por ser personas con obligaciones y en otros casos por ser forasteros.

Otra de las tareas asignadas a los oficiales era la selección de las mulas, caballos y burros que encontrasen, los cuales dirigieron por las quebradas de Huayopampa, Higueras, Hungumaray, incluso Huácar; responsabilizando a cada oficial con su vida de cualquier conflicto o desorden que cometiera la tropa. Una vez hecha esta tarea cada oficial llevará las bestias a un lugar de acopio o reunión en donde firmarán un cargo de entrega. La hacienda de Quicacán se exceptuó ya que estuvo a total disposición de proporcionar las bestias para el momento en que se las requería por lo tanto no fue necesario el acopio en esa.


ÉPOCA DE LA REPÚBLICA
Los primeros pobladores de San Rafael, fueron descendientes de los extranjeros. Entre ellos encontramos a la familia Takase (japonesa), Percovit y Dietren (alemana), Marabotto y Franchiesi (italiana). Por su clima favorable para la salud, San Rafael fue considerado primigeniamente como villa. En la jurisdicción del distrito de San Rafael, se encuentran muchos caseríos. estancias y haciendas como Alcaschiri, Sacsahuanca, Ayancocha Alta y otras, son propiedades de la familia Fernandini. En el año de 1849, por acuerdo del Congreso con fecha 21 de diciembre de 1849, "el asiento de San Rafael, perteneciente a la provincia de Pasco, se denomine Pueblo, sin perjuicio de los particulares que poseen las poblaciones limítrofes y a los derechos que poseen las poblaciones limítrofes y a los derechos que poseen tierras en las inmediaciones
de dicho asiento". Este acuerdo posteriormente es refrendado y convertido en Ley sin el 15 de marzo de 1850.


El 10 de junio de 1881, fue la invasión del ejército chileno a la localidad de San Rafael, quienes habían ingresado con el propósito de dominar todo el territorio del valle de Huallaga, los chilenos asolaron a las humildes casas y luego ultrajaron cobardemente a las mujeres en presencia de sus esposos y de sus padres. Este hecho es inolvidable para todos, para todos los compatriotas; sin embargo, los pobladores sanrafaelinas se habían organizado en forma empírica para combatir al ejército chileno, para ello utilizaron escopetas, hondas, palos, hachas, cuchillos y rejones. Después de una intensa lucha
sangrienta los heroicos sanrafaelinos fueron derrotados por los invasores chilenos. El 10 de junio, es una fecha histórica para sanrafaelinas, quienes nunca olvidarán de los hechos ocurridos contra sus hermanos.


Después de un año de haber transcurrido la batalla de San Rafael, el día 16 de junio de 1882, se llevó a cabo una asamblea general en la plaza principal con todas las comunidades de la jurisdicción de San Rafael; sin embargo, las mujeres sanrafaelinas se dedicaron a preparar el almuerzo para los asambleístas, es ahí cuando se escuchó una voz estentórea de alerta por una adolescente femenina, que gritaba con melancolía; ¡los chiilenos! ¡escapen que nos van a matar!, desde entonces todos los niños gritaban y lloraban de miedo; pero la comunidad de San Rafael, al escuchar la voz preventiva tomaron decisión unánime de defender con valentía, varones y mujeres.

Es evidente, que por segunda vez el ejército Chileno había llegado al pueblo de San Rafael, al mando del General Gorozteaga, quienes sufrieron cansancios físicos; asimismo, su enemigo principal fue el hambre, de prisa ordenó a las mujeres sanrafaelinas para que les preparen el almuerzo; pero en ese momento, ellas estaban abocadas a preparar el almuerzo para los asambleístas y al ver las circunstancias necesarias formaron una pequeña comitiva conformada por 20 mujeres, con la finalidad de recoger 'Chamico' (planta venenosa), y luego comenzaron a aderezar la sopa con dicha planta. Una vez preparado el almuerzo, las mujeres sanrafaelinas iniciaron a invitar la sopa de chamico y fríjol a todos los soldados chilenos, quienes empezaron a comer en forma rápida, luego comenzaron a sentir los síntomas: el dolor del estómago, de cabeza, vómitos y diarreas agudas por efecto del chamico y fríjol (mazamorra de fríjol). Las mujeres sanrafaelinas, iniciaron heroicamente hacer simulacro de enfermera, y los soldados chilenos en cada segundo dejaron de existir, al mismo tiempo la comunidad sanrafaelina arrebataron sus armamentos del ejército chileno y el triunfo fue contundente.

El 10 y 16 de junio, es una fecha histórica trascendental, se celebra en homenaje a la mujer sanrafaelinas, por su patriotismo y por su habilidad que supo defender heroicamente al pueblo de San Rafael.

San Rafael; Distrito desde 1912, en lo civil pertenece a Ambo y en lo eclesiástico a la Vicaría de Cerro de Pasco.